Cultura/Humanidades

Cómo ahorrar para la jubilación

Nunca es tarde para empezar a ahorrar, cuanto antes comiences, mejor. El ahorro continuado y sistemático es la mejor opción de completar tu jubilación.

Puedes empezar a planificar el complementar tu jubilación a cualquier edad pero para conseguir unas buenas rentas en el momento de tu retiro, necesitas al menos entre 18 y 20 años de ahorro.

Puedes optar por tantos productos de jubilación como quieras. Algunas modalidades tienen límites de aportación anual y otras no. Las aportaciones a la mayor parte de las modalidades de productos son compatibles entre sí.

En algunos de los productos disponibles en el mercado podrás disponer del dinero ahorrado si lo necesitas. Sin embargo, en algunos sólo podrás hacerlo cuando te jubiles (salvo que te quedes en paro de largo duración o tengas alguna enfermedad grave). En otros podrás utilizar el dinero en cualquier momento pero en ese caso es posible que pierdas la ventaja fiscal asociada al mismo.

Actualmente los planes más populares con los PPI y los PPA

La principal diferencia entre un Plan de Pensiones Individual (PPI) y un Plan de Previsión Asegurado (PPA) está en la seguridad. El PPA siempre te va a garantizar que cuando te vayas a jubilar al menos recuperas el dinero que has invertido en el producto, haya pasado lo que haya pasado con los mercados financieros. En el caso de un PPI, el plan no puede ofrecer por sí mismo ninguna garantía, por lo que no es posible asegurar que vayas a recuperar las aportaciones realizadas en el momento de la jubilación.

Planes de Previsión Asegurados (PPA)

  • Puedes reducir las aportaciones en la base imponible del IRPF.
  • El límite máximo de aportación es de 2.000 euros al año
  • Se trata de un producto ilíquido hasta la jubilación, y no podrás disponer del ahorro acumulado, salvo en circunstancias excepcionales (enfermedad grave o desempleo de larga duración).
  • Puedes movilizarlo a otro PPA o a un Plan de Pensiones Individual (PPI)
  • Te garantizan que cuando te jubiles al menos recuperarás el 100% del dinero invertido en el producto.
  • Son ofrecidos exclusivamente por aseguradoras al tratarse de us seguro de vida

Planes de Pensiones Individuales (PPI)

  • Puedes reducir las aportaciones en la base imponible del IRPF.
  • El límite máximo de aportación es de 2.000 euros al año (límite conjunto con los PPA).
  • Al igual que los PPA son ilíquidos hasta la jubilación, y no podrás disponer del ahorro acumulado, salvo en circunstancias excepcionales (enfermedad grave o desempleo de larga duración).
  • Puedes movilizarlo a otro PPI o a un Plan de Previsión Asegurado (PPA).
  • Hay planes de pensiones individuales para los que existe garantía externa de un determinado rendimiento, otorgada por un tercero (generalmente un banco)
  • Son ofrecidos por bancos y aseguradoras

¿Cuál me conviene más?

Responder a esa pregunta es complicado ya que depende de la capacidad de ahorro de cada uno. Para decidir qué opción es la mejor para tí fíjate en los siguientes criterios:

  • Seguridad: La rentabilidad va asociada al nivel de riesgo que asumas
  • Disponibilidad: Cuándo puedes retirar el dinero ahorrado
  • Fiscalidad: Qué ventajas tiene a nivel tributario

Una de las opciones más interesantes es contratar un PPI hasta los 50 ó 55 años y entonces movilizar tus ahorros a un PPA.

Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS)

Existe una tercera opción menos conocida: los Planes de Individuales de Ahorro Sistemáticos (PIAS); un producto financiero aparecido en el 2007 para cubrir la laguna que dejan los PPA y los PPI que no permiten que el ahorrador pueda rescatar el capital en caso de necesidad.

Los PIAS te permiten ir ahorrando poco a poco con la ventaja fiscal de que la rentabilidad queda exenta de pagar impuestos si lo mantiens durante más de 5 años y lo percibes en forma de renta vitalicia. Hay dos modalidades: garantizada (100% garantía a la finalización) o Unit Linked (sin garantía, seguros en los que asumes todo el riesgo de la inversión). Podrás disponer del dinero antes de los 5 años pero en ese caso perderás la ventaja fiscal asociada al mismo.

Como los PPA son seguros de vida y son ofrecidos por aseguradoras