Tecnociencia

Daigusi o cómo “cultivar” madera sin talar árboles

La sabiduría de los japoneses para adaptar la Naturaleza a sus necesidades, o a su concepto del arte es algo de sobra conocido; como ejemplo los jardines japoneses y el arte de los bonsáis.

Sin embargo la técnica Daisugi, que se practica desde hace 600 años, ha pasado desapercibida en Europa pese a sus enormes beneficios ambientales. Gracias a ella, los japoneses son capaces de producir madera sin talar los árboles.

El Daisugi una técnica de producción de madera que se aplica a un tipo de árbol, el Crytomeria japonica, una conífera de la que solo existe una especie, endémica de Japón. Daisugi se traduce como cedro de plataforma, porque los troncos del árbol se usan como una plataforma sobre la que crece el tronco que se va a talar; podando  el árbol con una técnica similar a la que se usa con los bonsáis, para producir brotes que crecen completamente rectos y sin ramas.

Así, se poda de forma continua el tronco durante dos años, dejando solo las ramas superiores. Pasados 20 años, se consigue madera que se puede talar sin tener que cortar el árbol completo, que seguirá creciendo y produciendo más madera.

Actualmente el daisugi se utiliza como una forma de silvicultura sostenible, aunque surgió precisamente porque en el siglo XIV no había materia prima suficiente para construir casas de madera para todos los samuráis o nobles de la época. Curiosamente, la madera producida con este método es un 140% más flexible que el cedro común y un 200% más densa y fuerte, lo que la convierte en el material ideal para vigas y techos.

Una técnica sin duda a imitar en el resto del planeta