Biosfera

Música para gatos

¿Has escuchado alguna vez hablar de la música para gatos? Los beneficios que tiene la música para los humanos han sido bien documentados, y sabemos que incluso los perros tienen su propio gusto musical. Pues bien: la ciencia ha confirmado que los gatos también disfrutan, y se benefician psicológicamente, de la música que ha sido creada específicamente para ellos.

Los humanos solemos encontrar más placenteras las melodías con un tempo similar al de nuestras pulsaciones en reposo (unos 66 latidos por minuto). Ahora bien; si lo que te gusta es el rock, el punk o el heavy, no esperes que tu minino muestre tu mismo entusiasmo; de hecho la música creada para gatos utiliza frecuencias similares al rango vocal felino, esto es, unas dos octavas más altas que las humanas. Además, añade sonidos que encuentran instintivamente placenteros, como el del ronroneo.

Según un estudio publicado en 2019 en la revista científica Journal of Feline Medicine and Surgery le ayuda a estar más tranquilo.

Un total de 20 gatos formaron parte del estudio realizado por la Universidad de Luisiana, que analizó la respuesta de los felinos durante un examen veterinario en tres escenarios sonoros distintos: silencio, música clásica y, por último, música para gatos.

Los científicos valoraron el comportamiento de los gatos usando una clasificación del estrés felino comúnmente utilizada en etología para medir el bienestar de los gatos, y que tiene en cuenta determinados aspectos del lenguaje corporal felino.

Esta escala va desde el 1, es decir, completamente relajado (con señales como mantener los ojos cerrados, tumbarse de lado o dormir), hasta el 7 (aterrorizado, con señales como mantener el cuerpo agazapado, temblores, orejas planas y gruñidos o bufidos). Además, midieron el nivel de las hormonas del estrés en su sangre durante las exploraciones.

¿Y qué temas escucharon? Primero, música para gatos: Scooter Bere’s Aria, una pieza compuesta e interpretada específicamente para ellos por David Teie, chelista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Estados Unidos.

En segundo lugar un tema de música clásica: Élégie, compuesto por Gabriel Fauré.

El estudio confirmó que la música creada para gatos resulta más efectiva y útil en la importante tarea de reducir el estrés felino. Los niveles de ansiedad fueron significativamente menores cuando los felinos escucharon la melodía compuesta para ellos (con su tempo y llena de ronroneos) que durante el silencio o mientras que sonaba la composición clásica.

Un trabajo científico anterior, de 2015, también estudió si los gatos prefieren la música específicamente creada para ellos, que tiene en cuenta su frecuencia respiratoria y ritmo cardiaco, entre otras características.

De nuevo, los gatos de esta investigación reaccionaron más y de forma más positiva, con comportamientos mayormente tranquilos, cuando escucharon música para gatos (en este caso, Cozmo’s Air y Rusty’s Ballad). Y estuvieron más tranquilos que con la música clásica que escucharon: Élégie, de Fauré, y el Aria para la cuerda de Sol de Bach.

Aunque estas composiciones felinas incluyen melodías clásicas, añaden frecuencias adaptadas a los oídos felinos (mucho más sensibles que los nuestros). También incorporan cadencias similares a las del ronroneo felino o a las presentes en el acto de amamantar en los gatitos.

En 2015, otra investigación nos enseñó que los gatos prefieren escuchar música clásica (el Adagio para cuerdas, de Samuel Barber) antes que el rock del Thunderstruck de AC/DC o que el pop del Torn de Natalie Imbruglia.

En este caso, los científicos midieron sus ritmos respiratorios, además de la dilatación de sus pupilas durante el proceso de cirugía de esterilización en el veterinario. Conclusión: ambos parámetros resultan significativamente menores cuando los gatos escuchan el tema clásico.

Así que ya sabes qué temas añadir a tu lista de música de Tidal o Spotify para que tu gatito esté relajado…

Fuente: Consumo Claro